En los informes neuropsicológicos tenemos dos tipos de informes diferenciados, el primero que se encarga de evaluar los transtornos del neurodesarrollo en el cual entrarían los casos de pacientes con:

  • TDAH
  • Transtornos de aprendizaje (dislexia, acalculia, etc)
  • Transtorno de inmadurez

Este tipo de evaluaciones se miden con varias pruebas como son la medición del coeficiente intelectual, función ejecutiva, entrevista a los padres, derivaciones médicas (pediatria, psiquiatría, neurologia, oftamologia y otros especialistas médicos) para descartar cualquier tipo de patología (por ejemplo oftalmología, auditiva, etc).

El resultado es un informe con el resultado de las pruebas que aportan información sobre estos trastornos infantiles típicos, Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, trastornos del lenguaje, transtornos del espectro autista, retraso madurativo, etc.

Por otro lado, tenemos los informes que se encargan de evaluar cualquier tipo de patología a nivel cognitivo. Aquí entrarían pacientes con las siguientes patologías:

  • Demencia
  • Alzheimer
  • Infarto cerebral
  • Insquemia cerebral
  • Secuelas tras extirpar un tumor cerebral

Una vez que el especialista médico hayan descartado toda la parte patológica, el neuropsicólogo evalúa la parte cognitiva o metacognitiva del paciente para darle unas pautas al paciente y a su familia de cómo trabajar ese deterioro, causa de su patología. Este tipo de evaluaciones consisten en una evaluación global de las funciones cognitivas (memoria, atención, percepción, etc.), que pueden resultar afectadas tras un daño cerebral (Ictus, traumatismo craneoencefálico) o a través de un proceso neurodegenerativo (Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Múltiple). Durante la evaluación neuropsicológica se valora el estado de ánimo de la persona para descartar o detectar otras alteraciones (Depresión, Ansiedad, etc.) que pudieran estar afectando a su funcionamiento cerebral y/o causando problemas de conducta.

El resultado de la evaluación neuropsicológica se plasma en un informe en el que se interpretan de manera científica los resultados de las diferentes pruebas, se describe el estado actual del paciente en las diferentes áreas evaluadas (estado cognitivo, emocional, conductual) y se ofrecen unas recomendaciones de tratamiento así como una serie de pautas para los familiares o cuidadores, que serán de utilidad para el manejo de la nueva situación y el cuidado del paciente.

Cerrar menú