Fatiga emocional: solución para no sufrirla

Fatiga emocional: solución para no sufrirla






Buenas blogeros/as y amantes de la salud mental, hoy me gustaría hablaros de un síntoma
que muchos de mis pacientes presentas (y hasta yo mismo lo he sentido muchas veces
cuando he tenido una semana dura de consultas)…”LA FATIGA EMOCIONAL”.

La fatiga emocional es un estado de agotamiento físico y psicológico que se puede ser
crónico sino ponemos remedio. Esto ocurre por un exceso de exigencias personales y un
estrés mental continuado. Es la sensación de estar emocionalmente exhaustos y agotados
por las situaciones que nos rodean. Suele ser el resultado de una sobrecarga de sucesos
estresantes tales como la ruptura de una relación, la muerte de un ser querido, trabajar más
de la cuenta o una búsqueda de empleo sin éxito. Este tipo de fatiga afecta a muchas
personas, aunque es más común y frecuente en las mujeres, haciéndolas más susceptibles a
padecer trastorno de ansiedad y depresión (en algunos casos llegan hasta el suicidio, pero

esto se dan en estudios con población donde la fatiga emocional llega hacer crónica y no se
pone remedio).

Signos y síntomas de la fatiga emocional
Como siempre les digo a mis pacientes, cada uno poseemos un umbral único para saber
cuándo parar y enfrentarse al estrés. Cuando dicho umbral de desbordase, nuestro sistema
de parada puede dejar de funcionar correctamente o incluso apagarse por completo.

Los signos más comunes que aparecen cuando sufrimos de fatiga mental y emocional son:

 Trastorno del sueño
 Nerviosismo
 Sensación de agotamiento físico y mental
 Angustia
 Impotencia
 Dolor de cabeza y muscular
 Problemas digestivos (diarreas y náuseas)
 Palpitaciones

 Aislamiento
 Dificultad para concentrarse
 Aumento de la dependencia de drogas.
 Desmotivación
Por suerte, el agotamiento emocional se puede evitar haciendo frente a la tensión que lo
causa.

Prevención de la fatiga emocional
Para prevenir, sobrellevar y dejar atrás los episodios de fatiga mental y emocional, lo que se
aconseja hacer es llevar una vida más saludable en general. Dormir lo suficiente. Mantener
una dieta sana. Reducir su consumo de alcohol y cafeína. Pero sobretodo realizar ejercicio
periódico como caminar rápido, nadar, montar en bicicleta, Y TOMARSE UN
DESCANSO.

Otras cosas que podemos hacer son las siguientes:

1. Asume la situación y reconoce el problema: Una de las cosas que les
enseño a mis pacientes es pararnos a analizar con más calma la situación, qué
está pasando y cuál puede ser la verdadera causa de nuestro agotamiento. En este
punto es muy importante evitar culpar a otros de nuestros problemas, ya que
entonces les estamos dando el poder a ellos sobre nosotros y nuestras emociones.

2. Pon límites: Este punto siempre lo explico dividiendo un folio en dos
donde explico las imposiciones mentales y las preferencias mentales. Ya
que no es recomendable hacernos excesivas demandas a nosotros mismos, ni
permitir que otros nos las hagan (derechos asertivos). La aceptación de demandas
poco razonables disminuye nuestra autoestima y profundiza nuestro
agotamiento.

3. Tómate tu tiempo: Haz algo que te guste, dedícate tiempo y dinero para algún
capricho. Sentirte bien contigo mismo y distraerte de tus problemas puede tener
grandes beneficios.

4. Céntrate en el momento presente: No te angusties recordando situaciones
que ya han pasado (muchos pacientes me preguntan que por qué no indago
sobre su infancia y siempre les digo que las técnicas terapéuticas más eficaces
son las de aquí y ahora ya que buscaremos paliar el problema en cuanto antes),
ni estés preocupado todo el día por lo que te traerá el futuro, no te traerá ningún
bien (muchos de mis pacientes sabrá que utilizo mucho los ISIDOROS ¿Y SI…?,
en cual les doy herramientas para luchar contra ellos).

5. Abandona la culpa: La culpa de no poder llegar a todo nos lleva a un profundo y
retorcido malestar interior. Debemos empezar a ser menos exigentes con nosotros
mismos, esto nos proporcionará más energía, porque en vez de invertirla en
machacarnos, la aprovecharemos en cuidarnos.

6. No te aísles: Esta parte sé que es más complicado pero hablar con personas
que están experimentando problemas similares a los nuestros siempre es útil. Una
de las peores partes de agotamiento emocional es que las personas se aíslan de
los demás, profundizando así en su malestar. No pienses ni por un momento que
eres la única persona en el mundo que se siente así o que eres un fracaso. Tienes un
problema común, y se puede hacer algo al respecto. Así que busca la compañía de
tus familiares y amigos, verás cómo logras ver las cosas desde otra perspectiva.

Deja un comentario

Suscripción gratuita

Trabajamos con ...

Adeslas
Asisa
Caser
Asefa
Famedic
CS24

Francisco Isaac Quirós Rojas

C/ Gonzalez Hontoria Nº10

618 16 12 19

Página web realizada por Karma Web Design 2018 – www.karmawebdesign.es

Cerrar menú