Una vida sexual plena y satisfactoria es muy importante para sentirse completo y en bienestar tanto a nivel individual como en pareja, aunque a veces hay problemas que impiden que esto suceda. La mayor parte de estas dificultades no tienen su origen en problemas físicos o biológicos sino se trata de un problema emocional (estrés, rutinas, poca comunicación, vergüenza a la hora de expresar los sentimientos sensuales y sexuales

etc…), y para poder solucionarlos se necesita un tratamiento psicológico denominado terapia sexual. Este tipo de terapia se basa en dar solución al problema base y empezar la comunicación marital. Se les pondrán objetivos para poder avanzar poco a poco y tener una buena comunicación sin tabúes entre ambos.

Trastornos frecuentes

  • Problemas de erección.
  • Eyaculación precoz.
  • Disminución o falta de deseo sexual.
  • Dificultades para llegar al orgasmo o ausencia de éste.
  • Dolor al mantener relaciones sexuales (vaginismo, dispareunia).
  • Insatisfacción general con su vida sexual.
  • Adaptaciones a la sexualidad después de cambios físicos (menopausia, aumento o pérdida de peso, lesiones, parto, cirugía, etc.)
  • Adicción al sexo.
  • Problemas asociados a la orientación sexual o a la propia imagen corporal.
  • Etc.
Menú de cierre